La Mentira

La mentira es una declaración realizada por una persona, ocultando o falseando una información, y esperando que los oyentes la crean. Una cierta oración puede ser una mentira si el interlocutor piensa que es falsa o que oculta parcialmente la verdad. Como dicen: "Para Mentir se necesita de dos, uno que mienta y otro que crea."

viernes, 29 de julio de 2011

Emociones

Por definición las emociones son fenómenos psicofisiológicos que representan modos de adaptación a ciertos estímulos ambientales o de uno mismo.
Psicológicamente, las emociones alteran la atención, hacen subir de rango ciertas conductas guía de respuestas del individuo y activan redes asociativas relevantes en la memoria.
Fisiológicamente, las emociones organizan rápidamente las respuestas de distintos sistemas biológicos, incluidas las expresiones faciales, los músculos, la voz, la actividad del SNA y la del sistema endocrino, a fin de establecer un medio interno óptimo para el comportamiento más efectivo.
Etimológicamente, el término emoción viene del latín emotĭo, -ōnis, que significa "el impulso que induce la acción". En psicología se define como aquel sentimiento o percepción de los elementos y relaciones de la realidad o la imaginación, que se expresa físicamente mediante alguna función fisiológica como reacciones faciales o pulso cardíaco, e incluye reacciones de conducta como la agresividad, el llanto. Las emociones son materia de estudio de la psicología, las neurociencias, y más recientemente la inteligencia artificial. 

En este caso describiremos 6 emociones principales y universales, resultado de años de estudios realizados por Paul Ekman y diferentes psicólogos e investigadores reconocidos. 
  • Sorpresa
  • Miedo 
  • Desprecio o Hastío 
  • Ira 
  • Alegría 
  • Tristeza 

Sorpresa
Hay una apariencia distintiva en cada una de las tres áreas faciales durante la sorpresa. Las cejas están elevadas, los ojos están ampliamente abiertos, la mandíbula cae abierta partiendo los labios.
Las cejas aparecen curvadas y altas la piel debajo de la ceja se estira al elevar la ceja y es mas visible de lo corriente. La elevación de las cejas produce largas arrugas horizontales en la frente. No todo el mundo muestra estas arrugas. La mayor parte de los niños no las muestran incluso cuando las cejas están elevadas y tampoco las muestran ciertos adultos.
Aunque la ceja de sorpresa va habitualmente acompañada de ojos ampliamente abiertos y de mandíbula descendida o bajada, algunas veces aparece en una cara neutral. Cuando ocurre esto, la expresión facial no significa ya más una emoción; tiene diferentes significados, alguno de los cuales se relacionan con la sorpresa.
La mandíbula cae durante la sorpresa, causando la división de los labios y de los dientes. La boca abierta de la sorpresa está relajada, no tensa; los labios no están apretados ni estirados hacia atrás. Por el contrario, la boca parece como si realmente estuviese abierta sin más. Esta puede estar ligeramente, moderadamente o ampliamente abierta y esto varia según lo intensa que sea la sorpresa. Según esta intensidad podemos tener dos tipos de sorpresa -Intensa o Ligera-.
Podemos encontrar 4 tipos de Sorpresas:
Sorpresa Interrogante; La sorpresa parece interrogante cuando solamente ocurre la expresión de sorpresa en los ojos y en los movimientos de las cejas.
Sorpresa de Asombro; Este tipo de sorpresa se da cuando existe una expresión solo en los ojos y en la boca.
Sorpresa Aturdida; o menos interesada, es la que muestra una persona que está agotada o drogada. Solo muestra la sorpresa en las cejas y en la boca.
Sorpresa Total; Se muestra en las tres áreas faciales. Las cejas, los ojos y la mandíbula.

Miedo
Es una experiencia terrible y/o desagradable. El miedo intenso (el terror) es probablemente la más traumática o tóxica de todas las emociones. El temor puede darse en circunstancias en las que la persona sabe lo que va a ocurrir, por ej. ir al dentista, dar una conferencia, actuar en una obra de teatro, etc.
A diferencia de la sorpresa que dura unos instantes, el miedo no. Puede ir aumentando gradualmente y dura mucho mas. La intensidad del miedo depende del suceso o de la valoración que la persona hace del suceso.
Las cejas aparecen elevadas y estiradas, se juntan de forma que las esquinas inferiores están más cerca en el miedo que en la sorpresa. Normalmente hay arrugas horizontales en la frente pero no en toda la frente, como ocurre en la sorpresa.
Los ojos están abiertos y tensos durante el miedo, el párpado superior está elevado y el inferior, tenso. En los ojos de miedo y sorpresa, el párpado está elevado, exponiendo la esclerótica por encima del iris. La boca se abre en el miedo pero los labios están tensos y pueden irse hacia atrás estirándose.
Mezclas de miedo y de sorpresa. La mezcla más corriente del miedo es con la sorpresa, porque con frecuencia los sucesos que dan miedo son los que uno no se espera y es muy común estar a la vez sorprendido y miedoso o casi en el mismo momento.
Cuando las cejas y los ojos son los mismos pero una boca neutral se convierte en una boca de sorpresa, esto añade un elemento de miedo y cambia el miedo de aprensión a un miedo mayor y más incrédulo.
Cuando la persona tensa el párpado inferior cambia su expresión de la sorpresa a la sorpresa miedosa. En este caso la persona muestra el miedo solo en los ojos.

Desprecio o Hastío
El hastío normalmente incluye el prescindir y apartarse de respuestas de diverso tipo. Puede variar en intensidad. En un extremo está la náusea que se siente ante objetos o animales pero que el sujeto puede superar.
El desprecio solo lo experimenta el sujeto ante personas o acciones de las personas pero no ante sabores, olores o contactos. Frecuentemente la repugnancia o el desprecio se experimentaran junto con el enfado; también con la sorpresa, miedo, tristeza y felicidad. Las personas que están llenos de desprecio hacia los demás frecuentemente son el objeto de respeto y admiración por el poder que implica su desprecio. Algunos perfeccionan su capacidad de desprecio como estilo que predomina en sus relaciones interpersonales.
El labio superior está elevado y esto causa un cambio en la apariencia de la punta de la nariz. El labio superior elevado puede estar o no acompañado por arrugas a los lados y en el puente de la nariz. Cuanto más extremo sea el hastío, tanto más probable sera que aparezcan arrugas. Las mejillas están elevadas y esto produce un cambio en la apariencia del párpado inferior, que estrecha la apertura de los ojos y produce muchas líneas y dobleces debajo de los ojos.
Cuando la ceja está bajada, puede ocurrir que la persona no esté realmente hastiada, sino que está utilizando un emblema de la emoción para referirse a algo que le da asco. Por ejemplo nosotros podemos decir: "cuando comí en este restaurante la ultima semana, vi una cucaracha" y acompañar estas palabras mostrando uno de los emblemas de la emoción del hastío. Pero podemos emplear nuestra cara de forma que resulte claro para los demás que ahora no sentimos ese asco. Podríamos arrugar rapidísimamente nuestra nariz, elevando ligeramente las mejillas y el labio superior; o podríamos elevar el labio superior sin arrugar la nariz.
Aunque no es común, algunas personas emplean o las arrugas de la nariz o el labio superior ligeramente elevado como un puntuador de la conversación, acentuando una palabra o frase particular.
Variaciones en intensidad. En el desprecio ligero, hay menos arrugas en la nariz y la elevación del párpado superior es menos pronunciada. En el hastío más intenso, estos movimientos están más pronunciados.
Expresiones de desprecio. El desprecio se manifiesta por una variación en la boca de hastío con los labios cerrados. Por ejemplo, cuando el labio superior está elevado en solo un lado, mostrando los dientes.

Ira
La ira es probablemente la más dañina de las emociones. Cuando una persona está enfadada, probablemente va a hacer daño a los demás. Parte de la experiencia del enfado es el riesgo de perder el control.
La ira puede suscitarse de muchas formas. La frustración puede resultar de la interferencia que una persona o un objeto ejerce en la actividad o en la obtención de los objetivos.
La acción o palabras de otras personas pueden hacer que alguien se sienta herido psicológica más que físicamente. Un insulto, rechazo, acción que muestren desinterés por los sentimientos de la otra persona, puede hacer que la persona se enfade.
La ira varía en intensidad, yendo desde la irritación ligera a la rabia o la furia. La ira puede irse alimentando gradualmente, empezando con irritación y acumulándose lentamente o puede estallar en un momento. Además, la ira puede mezclarse con otras emociones.
Algunas personas experimentan una emoción muy agradable al enfadarse. Gozan discutiendo. Los intercambios hostiles y los ataques verbales no solamente les resultan excitantes sino la fuente principal de su satisfacción. 
Las cejas de la ira. Se acercan y se inclinan hacia abajo. Las cejas pueden mostrar realmente una angulación hacia abajo o simplemente estar descendidas de una forma chata. El acercamiento de los bordes inferiores de las cejas normalmente produce arrugas entre las mismas. Durante la ira, no aparecen arrugas horizontales en la frente. La ceja de la ira, cuando aparece sola, puede o no significar ira. En ese caso los significados pueden ser los siguientes:
  • la persona está enfadada, pero está tratando de controlar cualquier signo de ira.
  • la persona está ligeramente molesta o la ira está en su estadio inicial.
  • la persona está seria.
  • la persona está concentrándose a propósito en algo.
  • si hay un cambio momentáneo, en el que la ceja airada aparece durante un momento y después vuelve a su posición neutral, puede ser otro puntuador de la conversación.
Los ojos/párpados de la ira. En la ira los párpados están tensos y los ojos parecen mirar de una forma penetrante y dura.
La boca de la ira. Hay dos tipos básicos de boca airada: labios cerrados y apretados y boca abierta.
Intensidad de la ira. Viene decidida por la tensión que existe en los párpados o por el abultamiento de los ojos, así como lo tensos que están los labios juntos. Estos pueden estar lo suficientemente severos como para causar un abultamiento debajo del labio inferior y arrugas en la barbilla. En la ira menos intensa la presión de los labios sería menos severa y el abultamiento y las arrugas menos visibles o invisibles.

Alegría
El interés es lo opuesto al aburrimiento. Una persona se encuentra interesada cuando hay algo que le llama la atención. Frecuentemente es algo nuevo. Si es corriente, no es meramente repetitivo. Conviene describir el interés para distinguirlo de la alegría.
La alegría suele venir después del interés. La persona suele estar alegre cuando espera algo interesante, sobre todo si va a aliviarle de un estado de aburrimiento. Sin embargo, éste es solo un tipo de alegría, pues la persona puede estar alegre sin que el interés la acompañe. También es posible estar interesado y de ninguna forma feliz; el interés puede mezclarse con el miedo, como en una situación de terror, o con la ira, como en una de furia.
Las sonrisas que son parte de la expresión facial de la felicidad, frecuentemente ocurren cuando una persona no está feliz. Sonreímos para enmascarar otras emociones o para cualificarlas. Las sonrisas pueden comentar otra emoción que una persona está mostrando, como reír después de una experiencia de miedo.
La apariencia de la alegría. Hay una apariencia característica en los párpados y en la parte baja de la cara, mientras que las cejas/frente no tienen por qué intervenir necesariamente en la expresión alegre. Hay tres modalidades:
a) los labios pueden estar juntos en una sonrisa;
b) estar separados, con los dientes y la mandíbula juntos en una mueca; y
c) la boca abierta y los dientes separados en una amplia mueca. En las muecas con la boca abierta pueden mostrarse solo los dientes superiores o también los superiores inferiores o las encías superiores y/o inferiores a la vez.
Intensidad. La intensidad de la expresión feliz viene determinada principalmente por la posición de los labios, acompañada del pliegue naso-labial profundo y las líneas más acentuadas bajo el párpado inferior.
Mezclas. La felicidad se mezcla frecuentemente con la sorpresa. La alegría se mezcla con el desprecio, produciendo una expresión de superioridad. Se mezcla también con la ira. Muy frecuentemente, empleamos una sonrisa o una ligera mueca para enmascarar el enfado, en cuyo caso la persona aparece feliz, no enfadada. Es posible, sin embargo que estemos a la vez felices y enfadados, cuando disfrutamos de nuestra ira o de nuestro triunfo sobre otra persona. En estos casos la felicidad aparece en la parte baja de la cara y la ira en las cejas/frente y párpados.

Tristeza
Las cejas de la tristeza. Los bordes interiores de las cejas están elevados y pueden juntarse. Así se diferencia de la elevación y aproximación de todo el entrecejo que ocurre en el miedo. En otro caso, la forma triangular que hay en la ceja triste no está presente en la ceja del miedo que surge de los músculos que empujan el borde inferior de las cejas hacia arriba.
Los párpados de la tristeza quedan elevados como resultado del movimiento muscular que afecta a las cejas en esta emoción y que empujan el borde inferior de aquellos. Normalmente, la ceja/frente y párpado superior de la tristeza van acompañados por un párpado inferior y una parte baja de la cara igualmente tristes. Pero no es que tenga que ocurrir esto en todas las ocasiones.
Cejas/frente y párpados de la tristeza. La elevación del párpado inferior aumenta la tristeza que llevamos dentro. Frecuentemente, cuando estamos tristes, tenemos la mirada baja porque puede que estemos avergonzados o nos sentimos culpables y lo mezclamos con la tristeza.
La boca de la tristeza. Cuando la tristeza aparece solo en la boca, la expresión facial es ambigua. Éste no es el caso en todas las otras emociones.
Tristeza e intensidad en toda la cara. La tristeza más intensa suele mostrarse por la apariencia más bien blanca debida a una pérdida acentuada del tono muscular.
Mezclas de la tristeza. La tristeza aparece en las cejas y en los párpados; el miedo, en la boca. Esta expresión suele darse cuando una persona está entristecida después de un desastre en el que ha perdido su casa y, además, le anuncian que debe evacuar el área porque hay un nuevo peligro; entonces el miedo o la aprensión pueden mezclarse con la tristeza. Igualmente, cuando la persona se siente mal, sin llorar, por un sufrimiento físico real o que le va a sobrevenir. El llanto o los gritos podrían muy bien seguir pronto a tal expresión facial. La tristeza, que aparece en la boca, puede combinarse con la ira que se muestra en las cejas/frente y ojos/párpados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario