La Mentira

La mentira es una declaración realizada por una persona, ocultando o falseando una información, y esperando que los oyentes la crean. Una cierta oración puede ser una mentira si el interlocutor piensa que es falsa o que oculta parcialmente la verdad. Como dicen: "Para Mentir se necesita de dos, uno que mienta y otro que crea."

domingo, 21 de agosto de 2011

Lagrimas de cocodrilo?

Hace unos días, el pedido de una persona, que comentó una entrada Las manos en la cara, me llevó a buscar y recopilar información sobre un tema que tiene que ver con la posibilidad de determinar cuándo el llanto es fingido, o sea, cuándo podemos definir que alguien llora verdaderamente o solo son "lágrimas de cocodrilo".
Busqué en Internet, siendo una de las fuentes más amplias de información, todo aquello referido a este asunto, y que me ayudara a despejar algunas dudas y preguntas como ¿cuándo una persona llora?, ¿cómo es el llanto?, ¿qué es científicamente o cómo funciona la fisiología del llanto?, etc. Gran parte de los artículos y notas que encontré pudieron satisfacer, al menos, la mayoría de mis inquietudes.
Por otro lado observé videos sobre monólogos dramáticos o tristes, éstos me aportaron la parte visual del tema. Poder ver los gestos y en qué se "sostenían" los actores que representaban el papel para llegar al punto de quiebre y comenzar a llorar fue algo bastante interesante. En base a los monólogos pude tener mi referencia para compararlos con personas que verdaderamente lloraban, éstos también fueron videos de internet, pero de Reality Shows, en donde los sentimientos no son una herramienta de apoyo para quien los siente, sino para aumentar el "Rating" del propio programa, entonces aquí sí se podía apreciar la verdadera congoja y las lágrimas de tristeza. Fue así, una fuente que me proporcionó la parte real del llanto.

Quiero aclarar que he buscado información sobre el funcionamiento fisiológico de las lágrimas y su relación con los sentimientos. Y no encontré respuestas concretas. El asunto del por qué lloramos sigue siendo motivo de estudio y análisis aparentemente.
Mis conocimientos sobre medicina, me llevan hacia una posible "teoría". No quiero decir que es definitivamente así, pero hasta ahora es lo más lógico que se me puede ocurrir y no creo estar muy alejado, posiblemente en algún lugar exista un escrito sobre esto. Al menos en este artículo existe un poco de mi lógica.
En si mismo explicar detalladamente por qué es que lloramos es algo complicado, debería ampliar datos detallados sobre neuroanatomía, fisiología y psicología. Temas que son muy engorrosos. Así que solo voy a intentar dar un gran pantallazo de la idea.
De todas maneras, y a pesar de que hace poco tiempo que estoy en esto del Lenguaje Corporal, y no tengo la suficiente experiencia como para definirlo de forma concreta, creo firmemente en que no es algo complicado. Determinar la veracidad o falsedad en las lágrimas de un amigo, nuestra pareja, o de algún familiar, resultaría algo sencillo solo con un poco de práctica y comprendiendo que la fisiología y las emociones trabajan juntas, al mismo tiempo.

LAS LÁGRIMAS

Son la base del llanto, pero nos acompañan casi todo el tiempo, prácticamente “vivimos llorando”. Podemos clasificarlas en tres grupos: las que surgen de forma continua durante todo el día, todos los días, para mantener el globo ocular siempre hidratado, se conocen como “lágrimas hidratantes”. Las que aparecen como consecuencia del ingreso a nuestro ojo de un agente agresor “basurita”, o los ácidos de una cebolla al cortarla, generan una reacción que impulsa la liberación de grandes cantidades de este fluido, y las llamamos “lágrimas de protección”. Y las últimas, que no solo son el resultado de la tristeza, también lloramos cuando estamos felices, por ejemplo: Una persona puede llorar después de recibir noticias especialmente felices, ostensiblemente porque la persona se siente impotente o ineficaz para influenciar los acontecimientos por los que está pasando; a éstas las conocemos como “lágrimas emocionales”.
La composición química de cada tipo de lágrima es distinta, cada una tiene concentraciones variadas de diferentes sustancias. Las primeras y las segundas poseen agua, nutrientes, mucigeno, lisozimas (anti-bacteriano), lactoferrina (antibiótico), glucosa, urea, potasio, sodio. Pero las emocionales son distintas, y más complejas. En ellas tendremos hormonas como prolactina, adrenocorticotrofina (ACTH), y leu-endorfinas (analgésico natural), potasio y magnesio.
Solo en condiciones en las que nuestro sistema nervioso supone algún daño potencial al cuerpo, órganos y/o tejidos, serán liberadas las lágrimas emocionales. Pero en sí, el proceso químico y el por qué de su liberación es un tanto más complejo.

LÁGRIMAS EMOCIONALES

Son producto de un proceso químico. Con el estrés y en situaciones donde emociones como la tristeza o la felicidad son dominantes, se acumula determinada cantidad de estas sustancias en el organismo (ACTH, endorfinas, prolactina) para protegerlo, ya que nuestro cerebro en esas condiciones determina que nuestro sistema corre algún tipo de riesgo, pero la acumulación es perjudicial, haciéndolas tóxicas. De esta manera el cuerpo debe librarse de ellas. En este caso, a través de las lágrimas, aunque también pueda hacerlo en la sudoración y las mucosidades.
Cuando una persona está triste o feliz, emocional y psicológicamente disminuye su capacidad para reaccionar de determinada manera frente a una situación particular (estrés). El cerebro percibe la “incapacidad” y reacciona liberando estas sustancias químicas, que sirven de atenuantes ante la posible agresión. El llanto en sí mismo es la consecuencia de la eliminación de estas sustancias que se han acumulado, y cuya acumulación es nociva para el organismo (como es el caso de las leu-endorfinas). Existe según los textos, una relación entre los procesos biológicos y fisiológicos, y las emociones, estas últimas referidas al lenguaje no verbal y a la expresión facial de las emociones.

LÁGRIMAS “REALES” Y LÁGRIMAS “FALSAS”

De acuerdo a lo que acabo de explicar, con mi humilde entendimiento, estamos en condiciones de definir si alguien llora verdaderamente o si finge sus lágrimas.
Recapitulando, las emociones (Expresiones faciales) y los procesos biológicos (anatomía y fisiología) están “unidos”, trabajan en conjunto en nuestro cerebro. La acumulación de determinadas sustancias producidas en condiciones de estrés para atenuar las posibles lesiones, generan la formación y liberación de las lágrimas para ser depuradas, ya que su acumulación sería perjudicial. Entonces, como consecuencia de todos estos acontecimientos (la conexión nerviosa y emocional) se da en el rostro la expresión de la emoción que gobierne en ese momento, ya sea tristeza, alegría, ira o miedo. Sin embargo en ninguna habría lágrimas si la persona no acumulara determinada cantidad de estrés a raíz de las sensaciones generadas en el suceso por el que estén pasando.  
Cuando observé a los actores en los monólogos dramáticos, y los comparé con las personas de los realitys shows, noté que a los actores les costaba más llegar al punto de quiebre -pudiendo llegar o no una persona que no está actuando-. Quiero decir, su expresión facial posiblemente mostraba la tristeza como emoción, pero no podía encontrar la congruencia entre su expresión facial y su llanto. A diferencia de las personas del reality, en las que la expresión de su rostro y el llanto, sincronizaban de tal manera que lo hacían creíble.
No digo que los actores estaban mintiendo y que sus lágrimas no eran genuinas, ellos utilizan una técnica llamada “Sistema de Stanislavsky” en el que el actor recurre a la imaginación y el recuerdo de situaciones de su vida para aflorar las emociones que se quieren representar en el personaje que interpretan. Sus lágrimas son legítimas, surgen de la acumulación de estrés y de una emoción, pero al no ser propias del acontecimiento que se representa puede, según la práctica en la técnica, perder credibilidad. La técnica de Stanislavsky tiene que ser práctica de mucho tiempo para generar una emoción creíble.
Simplemente digo que el fingir un llanto toma mucho más trabajo. La persona (en el caso de alguien sin práctica ni técnica) debe ocupar tiempo para promover o generar esos sentimientos ajenos, y su discurso debe ser congruente y creíble junto a la emoción que expresa.
Quien verdaderamente se siente emocionado y afectado por el suceso por el cual llora, liberará sus lágrimas en conjunto con la expresión de la emoción en su rostro, tristeza o alegría por ejemplo, y en caso de estar dando un discurso, éste será congruente con esos sentimientos y emociones.

QUE DEBERÍA TENERSE EN CUENTA



Veamos un simple ejemplo. 
Si tu pareja dice: “…mi amor ya no puedo seguir con esta relación, siento que esto no da para más, solo te fijas en tus cosas, yo no significo nada para ti!…”

En esta simple frase creo que podríamos encontrar una buena base. En primer lugar, desde esta perspectiva, nuestra pareja debería expresar tristeza desde antes de comenzar a hablar. Y no hablo del hecho de decir “Me siento mal”, no, me refiero a la expresión facial de tristeza. Observen la imagen de arriba y debería verse más o menos así. Triste, impotente. Las ganas de llorar tienen que aflorar, notarse antes de que aparezca la primera lágrima.
Cuando alguien llora, lo hace desde emociones diferentes, tristeza, ira o felicidad. La acumulación de estrés está determinada por sentimientos tales como angustia, ansiedad, desagrado, frustración, odio, nerviosismo, dolor (físico), impotencia.
Si nuestra pareja no muestra tristeza en su rostro, y no la acompañan algunos de estos sentimientos, posiblemente esté inventando uno nuevo para poder llorar, y lo veríamos. Si estuviese triste realmente e impotente por no poder modificar la situación y continuar con la relación y todo fuese verdad, se vería una cara de tristeza casi continua. Notaríamos su angustia. Pero si nos está mintiendo, y la frase que cité arriba es un invento para excusarse por avernos engañado, los sentimientos serían otros, como ansiedad por querer terminar la discusión lo antes posible para evitar las preguntas que no pueda responder, nerviosismo por su falta de veracidad, y posible desagrado hacia nosotros -si nos engañó no hace falta explicar por qué-, o hacia ella misma por haber hecho algo que nos dijo nunca haría y sentirse un fraude.
En los monólogos que observé hablaban de temas amorosos por lo general, temas que implicaban emociones como la tristeza y la ira. Pero al verlos atentamente uno puede darse cuenta de la falta de concordancia entre las palabras, las lágrimas y las emociones. Obviamente lo que querían mostrar era algo doloroso, con emoción y sentimiento, pero desesperados por largar una lágrima que lo concluyera. Al complicarse la situación y no encontrar esos recuerdos que motivaran el llanto, perdían tiempo, hacían pausas demasiado largas al hablar, para alguien que se siente tan mal y que se supone ha pensado y analizado todo eso que está diciendo durante mucho tiempo, no es algo lógico. Sus ojos se movían hacia los lados y hacia abajo. Intento éste de recordar y/o armar una situación o discurso.
Para alguien que está enojado, triste o feliz, si intenta decirte algo te lo dirá directo a los ojos, sin dudar ni un momento, no hará pausas demasiado largas ya que sabe lo que va a decir y entiende lo que eso le genera emocionalmente, su mirada hacia los lados te harán notar que solo está recordando los momentos por los cuales discute y llora por ellos.
Pero si miente, lo más probable sea que esquive la mirada, pudiendo tener sus pupilas dilatadas por esperar una reacción defensiva si es que algo sale mal, su tristeza y angustia se mezclarán con otras emociones como lo hacen los actores, en este caso podría ser ira, o desprecio ya que intentará buscar en su interior algo que impulse emociones negativas, y hasta podría mostrar alegría también, si es que no sabe qué decir, hará pausas prolongadas y habrá discrepancia entre su discurso y los tiempos que usa para hablar y llorará en el momento equivocado queriendo darle dramatismo al hecho.

Posiblemente no sean todos los casos iguales. Cada persona tiene sus cualidades, y como el mentiroso experimentado, sabrá cómo y cuándo usarlas para evitar dejar indicios de su engaño. Las dificultades para saber si el llanto es real o fingido son una cuestión de personalidad, ya que cada uno reacciona de una manera diferente en determinadas circunstancias. Y cada uno lo utilizará en un ámbito en donde su relación con la persona “a descubrir” será cercana, pero tampoco quita el poder sospechar de quien es un absoluto extraño. Al igual que la capacidad para detectar la mentira en las expresiones faciales, determinar si alguien llora verdaderamente o solo son “lagrimas de cocodrilo” va a depender de cuánto estemos preparados para observar el conjunto de los indicios de engaño.
En esta exposición, simplemente creo haber ampliado la perspectiva visual en cuanto a las limitaciones de conocimientos que pueden encontrarse. Aunque también se han añadido datos científicos concretos y que tienen un estudio mas profundo. Sin embargo, no afirmo que lo expuesto es un cien por ciento correcto, pero tampoco descarto la posibilidad de que la información que aporté no pueda ser aprovechada por quienes, al menos, busquen tener un panorama más amplio.

Escrito por: Tabernaberri Jonatan.

4 comentarios:

  1. hace poco fui a conocer a una persona de la que me he enamorado por internet, el recibimiento fue emocionante estaba alegre de tenerme por fin en sus brazos... un dia habia bebido un par de cervezas y estaba emocionado a mi lado y me dijo que habia esperado ansioso tnerme cerca y que estaba agradecido quehaya ido a verle...le caian las lagrimas al decirmelo y le toque el rostro y le dije no e llores, simplemente me emociono verle asi por mi.. crei que de verdad me queria..Al poco tiempo dejo de hablarme ya tan seguido como antes y empece a sospechar que habia otra, y si, otra victima que prepara maletas para ir a verle tambien.. hable con ella y me dijo que el le habia pedido que se casen y que queria tener hijos con ella..me ha destrozado, le conte lo nuestro y no se lo pudo creer.. pero al preguntarle a el,, el simplemente dijo que yo era una mentirosa y que lo hacia por celos y venganza. estoy destrozada y no puedo creerlo.. he llorado como loca, hasta dolor de cabeza tengo hoy ,, que mal anda este mundo por dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Theodora, realmente lamento que te haya ocurrido algo asi, en verdad es algo muy feo y triste, pero a no bajar los brazos, de todo se aprende algo nuevo. Las caídas son las que nos dan la experiencia para saber levantarnos y ser mejores personas. Agradezco que pasaras por aca! Saludos

      Eliminar
  2. muy buen articulo, me ha encantado. Buscaba inf acerca de esto debido a una situación personal. Estoy terminando un diplomado en micro expresiones faciales de la emoción y detección de mentiras, pero no abordamos éste tema.
    Me ha gustado como finalizas...para quienes buscan tener un panorama más amplio. En todo sistema, el elemento más flexible, es el que mayor control tiene.
    Gracias.

    ATTE. Alfredo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Alfredo por tu mensaje, me alegro mucho de que te sirviera la información! Te mando un saludo grande.

      Eliminar