La Mentira

La mentira es una declaración realizada por una persona, ocultando o falseando una información, y esperando que los oyentes la crean. Una cierta oración puede ser una mentira si el interlocutor piensa que es falsa o que oculta parcialmente la verdad. Como dicen: "Para Mentir se necesita de dos, uno que mienta y otro que crea."

miércoles, 10 de agosto de 2011

Las manos en la cara.

ENGAÑO, DUDA, MENTIRA

¿Cómo saber si alguien nos está mintiendo?. El reconocimiento de las mentiras es en muchos casos una habilidad sumamente importante que puede adquirirse con la practica. Pero: ¿Cuáles son las señales que delatan al mentiroso?. Uno de los símbolos mas representativos relacionado con el engaño es el de los tres monos sabios que no escuchan, no ven, ni dicen lo malo. Si bien la historia sobre el origen de estos tres monos es variada, su procedencia está principalmente fundada en "las verdades" y "la conducta humana". Lo pongo entre comillas ya que son temas puntuales, pero en definitiva engloba de alguna manera esos aspectos.


Las posiciones de las manos en la cara representan estos tres aspectos, de no decir, oír, o ver lo malo. En este caso la mentira. Cuando vemos, decimos o escuchamos una mentira, por lo general hacemos estos gestos. Los niños hacen deliberadamente estos gestos delatando la mentira. Cuando un niño dice una mentira o hace algo que no quisiera que sus padres supiesen se tapará la boca intentando, demasiado tarde, que las palabras salgan de su boca (halla o no dicho algo), ya que lo mas probable sea que los padres hallan visto como el niño rompía el jarrón o decía la "mala-palabra". Cuando los padres los reprimen "retan" por la travesura, y dependiendo de la intensidad de ésta, los niños se taparán las orejas evitando de esta manera escuchar el reto. Y por último al ver algo que no quiera mirar, se tapará los ojos con las manos o los brazos.
Estas expresiones o gestos van modificándose con el paso del tiempo, y a medida que la persona crece, se van haciendo mas sutiles y delicados (dependiendo de si es hombre o mujer).
Cuando alguien hace uno de estos gestos, no significa que esté mintiendo, pero puede significar el ocultamiento de información -que dependiendo de como se defina "mentir" podría ser lo mismo-. Y no siempre esta información oculta nos compromete directamente en esa mentira, un ejemplo; si te encuentras hablando con un amigo sobre "la persona x", posiblemente no quiera contarte toda la historia sobre lo que hizo la persona x, y posiblemente -sabiendo que te está ocultando información- hará alguno de estos gestos, mas precisamente el de tocarse la nariz, un gesto que representa el "evitar decir palabras de mas".

ANALIZANDO CADA UNO DE ELLOS

Taparse la boca, cuando algo no se quiere escuchar o no se quiere decir -a veces las dos se dan juntas dependiendo de las circunstancias- el cerebro ordena subconscientemente que se supriman las palabras engañosas y así la mano cubre la boca y el pulgar oprime la mejilla. Éste sería el caso mas obvio.
Este gesto va modificándose con los años. De niños es muy obvio, casi siempre se usan las dos manos para taparse la boca. Con el paso del tiempo y a medida que la persona crece este gesto se hace más sofisticado y refinado. Un adulto ya no usará ambas manos para ocultar su mentira sino que ha modificado el gesto de tal manera que forma parte aparente de la conversación y/o circunstancia, con lo cual asumir que miente al momento de hacerlo está relacionado con cuánto conocemos a esa persona y si podemos acegurar que lo que hace está fuera de su comportamiento normal diario.Taparse la boca es un gesto muy común entre las personas, muchos lo hacen para taparse la tos, o el bostezo. Pero a veces es una tos o bostezo fingido, usado como excusa para hacer el gesto. Alguien que está analizando o evaluando las palabras de otro, puede taparse la boca con los dedos y colocar el pulgar en la mejilla, en la conocida postura de evaluación.
Posiblemente este gesto de taparse la boca junto con otros que se describirán, no sean fuentes puntuales de un engaño, pero sí generarán gran desconfianza para quien sea el receptor de estos gestos. Tanto si es él quien esté hablando o si esté como oyente.



Tocarse la nariz es evidentemente una modificación del taparse la boca. Como dijimos antes estos gestos se van moldeando y haciendo más sutiles e imperceptibles en algunos casos.
Puede consistir en varios roses suaves debajo de la nariz -entre las fosas nasales y la punta de la nariz- o una suave caricia con el dedo índice y pulgar sobre la punta de la nariz. Sea cual sea el motivo, se ha comprobado que la nariz “pica” cuando se dicen mentiras. Al mentir se generan cambios fisiológicos, como aumento de la presión y frecuencia cardíaca, sudoración, excitación, etc., y estos generan cambios minúsculos en la anatomía de la nariz, moviendo los delicados y pequeños pelos nasales. Estos a su vez envían -a causa del roce-, una señal al cerebro que genera la picazón.
Resulta obvio pensar que no todos los que mienten van a rascarse la nariz. Esto va a depender de la experiencia que se tenga par engañar. Cuanta menos experiencia se tenga, más propenso se estará a sentir lo que conocemos como El sentimiento de culpa por engañar. Lo cual aumentará significativamente esas reacciones fisiológicas y consecuentemente el rascado de la nariz.
No todos los que se rascan o tocan la nariz mienten. Esta variable puede eliminarse si te tiene en cuenta la forma en la que lo hace. Tomen como ejemplo sus propias actitudes, y noten que si les pica la nariz verdaderamente se la rascarán sin intentar disimularlo, cosa que al mentir no harán. 


Frotarse un ojo, como dicen los tres monos sabios “no ver la maldad”, representa el intento de la persona de bloquear la visión del engaño -si es que se siente engañado- o evitar mirar a la cara a la persona a la cual se le está mintiendo. Este gesto suele hacerse de forma vigorosa sobre los ojos. Y si la mentira es muy grande y no puede solaparse con esto, puede llevar a que se mire hacia abajo, al suelo.
Las mujeres por cuestiones de educación femenina, o para cuidarse el maquillaje lo hacen más suave y delicadamente.
Existe una buena expresión verbal que es “mentir entre dientes”, y se refiere al grupo de gestos que incluye los dientes apretados y la sonrisa falsa combinados con el tocarse o rascarse un ojo y/o la mirada no dirigida a quien se habla. Estos gestos son usados comúnmente por actores para expresar falsedad, pero no son muy utilizados en la vida real.


Frotarse la oreja es el intento de quien escucha de “no oír lo malo, de bloquear las palabras del que miente poniendo una mano alrededor de la oreja o sobre ella. Es el gesto modificado, la versión adulta del gesto infantil de taparse los oídos para no escuchar las reprimendas tras haber hecho una travesura.
Otras variables y supongo, las más comunes de ver entre la gente son frotarse la oreja o rascársela por detrás. Las mujeres al tener el pelo largo generalmente, modifican este gesto colocándose el cabello detrás de la oreja, o simplemente corriéndose el cabello cercano al oído. Estos últimos -los femeninos -como pueden ver son mucho más “estilizados” o sofisticados. Posiblemente por tener la herramienta del cabello largo.



Rascarse el cuello es el gesto de quien duda o tiene incertidumbre sobre algún comentario o relato que le están haciendo. Generalmente el dedo índice de la mano derecha rasca por debajo del lóbulo de la oreja o el cuello, inmediatamente debajo de ésta y un tanto hacia atrás.
Quien hace este gesto dice “sin decir” que no está de acuerdo o tiene ciertas dudas sobre lo que se acaba de comentar. Puede ser más notorio cuando se hace en condiciones que lo contradicen. Por ejemplo, al preguntarle a alguien “¿Entendiste cómo es? – Si, si.. entiendo!” Casi al mismo tiempo en que termina la frase se rascaría el cuello. Y esto denotaría que no tiene del todo claro lo que se le explicó o que le surgieron algunas dudas. Las personas tímidas e introvertidas pueden hacer este gesto al guardarse para sí mismos lo que piensan, por no tener el valor o la actitud para darlo a conocer delante del público.



Los dedos en la boca expresan inseguridad, la persona se siente presionada. Es el intento inconsciente de la persona de volver a la seguridad del recién nacido que succiona el pecho materno. Un niño reemplaza el pecho de la madre por un pulgar, y el adulto no solo coloca sus dedos en la boca sino que inserta objetos como pipas, lápices, lapiceras, palillos, etc. Entre los mas comunes.
Si bien casi todos los gestos hechos con las manos en la cara expresan mentira o desilusión, meterse los dedos en la boca es una manifestación de la necesidad de seguridad.



Por supuesto que tomar la determinación de que se nos está mintiendo o que se duda de nuestras palabras, no se debe tomar al pie de la letra, todo depende de la capacidad de mentir de la persona, teniendo en cuenta siempre las circunstancias bajo las cuales se da la supuesta mentira -contexto-, y que además, estos gestos deberían ir acompañados de otros indicios del engaño.

2 comentarios:

  1. HOLA QUISIERA UNA MATERIA SOBRE EL LLANTO FIJIDO O REAL MUY BUENA LA PAGINA.

    ResponderEliminar
  2. Hola Verónica, primero te recomiendo que mires este video. http://www.youtube.com/watch?v=g0pw89nTh9s&feature ahi se muestra un llanto y congoja fingidos. Y con respecto al material, dejame armar algo y lo subo al Blog. Para mantenerte al tanto de las actualizaciones que voy haciendo en el Blog te recomiendo hacerte fan de mi pagina de facebook http://www.facebook.com/pages/Como-detectar-las-Mentiras/196048487120137 Gracias por el Comentario :) Cualquier duda o consulta escribime de nuevo. Saludos

    ResponderEliminar